domingo, 25 de septiembre de 2011

LA MUERTE POR COMBUSTIÓN HUMANA.


El cadáver apareció carbonizado cerca de una estufa, pero el fuego encendido en esta no fue la causa de la muerte. La conclusión forense causó sorpresa: combustión humana espontánea.
La víctima de lo que se considera como el primer caso de su tipo registrado en Irlanda era un hombre de 76 años de edad llamado Michael Faherty, quien murió en su casa en Clareview Park, Ballybane, Galway, el 22 de diciembre de 2010.
La causa de su muerte intrigó a los especialistas hasta que finalmente un médico forense, Ciaran McLoughlin, dictaminó combustión espontánea.
McLoughlin explicó que en 25 años de práctica profesional nunca había visto un caso similar.
"El incendio fue investigado de forma exhaustiva. Mi conclusión es que corresponde a la categoría de combustión humana espontánea, para la que no existe una explicación adecuada", añadió.
Escepticismo
El fenómeno es descrito como la incineración de personas vivas sin una fuente externa de ignición aparente.
Y aunque, según la prensa británica, se han reportado unos 200.000 supuestos casos en todo el mundo en los últimos 300 años, la mayor parte de ellos no han sido verdaderamente investigados.
Por lo tanto, persiste cierto grado de escepticismo.
Los casos modernos en general se han reportado cuando los investigadores policiales y los bomberos han encontrado cadáveres quemados, pero no muebles u otros objetos cercanos al cuerpo, como ocurrió en el caso de Michael Faherty
El cuerpo humano está formado sobre todo de agua, y sus únicos componentes que se queman fácilmente son el tejido graso y el gas metano, por lo que las posibilidades de la combustión espontánea parecen remotas.
Pero los partidarios de la teoría han ofrecido explicaciones tan variadas como el alcoholismo, la intervención divina, la obesidad y la electricidad estática.
Sin causas aparentes
Al examinar la casa de Faherty, los expertos forenses encontraron un fuego en la estufa de la sala de estar pero ninguna causa que explicara suicidio o asesinato.
Se descartó la presencia de sustancias inflamables o de que alguna persona haya entrado en la vivienda.
Aunque en un inicio la policía selló la propiedad temiendo que se tratara de un crimen, lo único que se encontró fue el cuerpo carbonizado, así como el techo quemado encima del cadáver y el fragmento del suelo donde estaba tendido.
El doctor McLoughlin dijo que había consultado libros de texto médicos y llevado a cabo otras investigaciones en un intento de encontrar una explicación al fenómeno.
Al final determinó que su veredicto de combustión espontánea es el más adecuado. La familia del fallecido está de acuerdo con el fallo aunque lamenta la ausencia de explicaciones concluyentes.

LIC.:Rene Davila / 23090011

No hay comentarios:

Publicar un comentario