lunes, 19 de marzo de 2012

CHINA CONSTRUYE UN HOTEL DE 30 PISOS EN 15 DIAS.


A principios de diciembre, Liu Zhangning cuidaba su campo de coles cuando vio una grúa de construcción de altura color amarillo a la distancia. Quince días después, un hotel de 30 pisos se alzaba por encima de su aldea a las afueras de la ciudad de Changsa.
Un vídeo que muestra el proyecto de construcción del edificio, con piezas prefabricadas que se ensamblan en el mismo lugar, acumula más de cinco millones de visitas en YouTube y deja sin palabras a los arquitectos occidentales, según publica Los Angeles Times.

"Nunca he visto un proyecto ir tan rápido", ha señalado Ryan Smith, un experto en la arquitectura prefabricada en la Universidad de Utah. En otros países, los métodos más avanzados de construcción prefabricadas pueden reducir los tiempos de obra en un tercio, dijo Smith, pero estos constructores han ido más lejos.

Más rapidez, menos calidad y más riesgo
El hotel T-30 es un ejemplo sorprendente del auge de la construcción en China, donde el éxodo del campo a las ciudades ha aumentado la población urbana casi 400 millones desde 1990. Rascacielos residenciales brotan como malas hierbas en las llanuras entre las principales ciudades y se extienden sin fin a lo largo de la costa este del país.

El ritmo vertiginoso de la construcción refleja una necesidad social para ponerse al día lo más rápido posible con el mundo desarrollado después de décadas de escasez afirma, Zhang Li, un arquitecto de Beijing.

Levantar una torre de 30 pisos en dos semanas es posible porque la mayor parte del trabajo se hace en una fábrica y el esfuerzo de los trabajadores también ayuda. Sin embargo, un trabajo tan rápido no siempre es un trabajo bien hecho, afirma Zhang.

Este profesional recuerda que en su carrera por llegar cuanto antes a la meta las empresas escatiman revisiones lo que "significa un riesgo increíble". "El tiempo lo dirá", señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario